Ciro Bayo, vagamundos boliviano

ciro_bayo_web-31195557_stdciro-bayo Enlace a un artículo, publicado en Cuadernos Hispanoamercianos (diciembre 2016), sobre Ciro Bayo y Segurola y su paso por Bolivia, entre 1893 y 1897 o 1898: Sucre/Chuquisaca, y su trato con la mejor sociedad sucreña de la época, su revista El Figaro, su colejio en la calle de las Educandas, su trabajo de taquígrafo-redactor del Congreso la biblioteca y claustros de la Recoleta, ese convento que, según Tristan Maroff, “olía a carlistas y a Pamplona”, en una novela estrepitosa, La ilustre ciudad que fue su pasaporte para no poder regresar jamás a Sucre.
Y de Sucre a Riberalta,y su paso por la barraca San Pablo Alta, la de los “temibles” hermanos Salvatierra en el Madre de Dios, una zona insalubre de lagunas y marismas, y la explotación de la goma y de los gomeros en estado de semiesclavitud, como denunciaron  Fawcett, Balzan y él mismo.
En realidad el artículo es un avance de una “Cirobayesca” que ando rematando estos días.

 

ciro-bayo