Caza de citas (leyendo a Nicolas Bouvier)

dsc_0035“Si hoy en día ya casi no podemos hacer progresos en el arte de destruirnos, queda mucho camino por recorrer en el arte de comprendernos los unos a los otros” (Crónica japonesa).
Cuando comprender significa acatar, sin réplica posible,  ideas, creencias y prejuicios que nos son ajenos, es preciso hablar de otra cosa.Y en la misma página sigue Bouvier: “Ánimo: estamos mucho más vinculados de lo que creemos, pero nos olvidamos de recordarlo” (1965). Optimista incurable Bouvier, pero me temo que entre lo que hay y lo que nos gustaría que hubiera, hay una distancia me temo que insalvable.

 

Leyendo a Jorge Teillier

dsc_0026

Leyendo a Jorge Teillier,  antes de empiece el anochecer. Teillier chileno, poeta del campo baldado, del otoño, la lluvia, los trenes, los muertos que se asoman por donde menos te lo esperas, los regresos imposibles, los recuerdos, sin los que no habría poesía (Nicolas Bouvier):
“Lo que importa no es la casa de todos los días/ sino aquella oculta en un recodo de los sueños”… no importa que no hayas vivido en esa casa, con que la hayas imaginado, en sueños construido y recorrido, basta, con eso basta. Cuanto antes admitas que vives en una casa imaginaria, que llevas una vida imaginaria y que a ratos (muchos y por fortuna) eres un personaje imaginario, mejor que mejor.
¿Desde dónde escribes?
“Estábamos en la última calle de un pueblo del sur”
Importa esa última calle, importa ese pueblo al borde de lo que es silencio, bosque, lejanía.